sábado, 11 de marzo de 2017

PALADEAR LA VIDA O CAMINAR SUAVEMENTE HACIA LA COCINA

Este poema de Gloria Fuertes es ciertamente inspirador:


En estas sencillas y bellas palabras se condensa un mensaje estrechamente vinculado con nuestra propuesta de la Psicocina Socioafectiva, en el que se relaciona gastronomía y  felicidad.

Como indicábamos en la publicación de referencia, a partir de un texto del Principito:
Buenos días –dijo el principito. Buenos días –dijo el mercader. Era un mercader de píldoras perfeccionadas que aplacan la sed. Se toma una por semana y no se siente más la necesidad de beber. ¿Por qué vendes eso? –dijo el principito. Es una gran economía de tiempo –dijo el mercader-. Los expertos han hecho cálculos. Se ahorran cincuenta y tres minutos por semana. Y, ¿qué se hace con esos cincuenta y tres minutos? Se hace lo que se quiere… Yo -se dijo el principito-, si tuviera cincuenta y tres minutos para gastar, caminaría muy suave hacia una fuente…” (Saint-Exupéry, 1999, 91).

Y si se inventase una píldora que quitase el hambre ¿qué pasaría? Más allá de las implicaciones económicas, políticas y sociales de este improbable, que no imposible (y digo improbable porque no creo que esté entre las prioridades de los “mercaderes” que el hambre desaparezca); me aventuro a especular que, como el Principito, algunos románticos emplearíamos el tiempo que nos ahorraríamos en sentarnos a comer o a preparar la comida, a “caminar suavemente” hacia la cocina para buscar la manera de ser felices. ¿Y ustedes?

jueves, 16 de febrero de 2017

TOP CHEF IV: LA ALTA COCINA QUE NOS BAJA A LOS INFIERNOS EMOCIONALES

Ayer se inició la cuarta edición del “reality gastronómico” TOP CHEF. Asumo la contradicción, al menos por esta vez, de haber sido uno de los, supongo, millones de espectadores que mantuvieron su atención (en mi defensa intermitente) en el televisor, mientras de forma, unos masoquista (los aspirantes) y sádica otros (el jurado), se exhibían en lo profesional y en lo íntimo ante la audiencia.
Cada vez tengo más claro, y estos espectáculos esperpénticos me lo confirman, que la Psicocina Socioafectiva está radicalmente en contra de esta forma de hacer gastronomía.
Más allá del nivel profesional en el que se sitúan los concursantes, resulta del todo increíble que esos platos de comida puedan alimentar. Tanto llanto, tanto sudor, tanta rabia, tanto estrés, y tantas manifestaciones de emociones desadaptativas, lo único que transmiten, como las lágrimas de Tita en el guiso (la protagonista de “Como agua para chocolate”) es quebranto para el alma a quien pruebe esas elaboraciones.
Por mucha técnica en la ejecución, por mucha originalidad en la elaboración, por mucho afán de superación que se quiera representar con esta “alta cocina”, lo que nos aporta es toxicidad emocional, y como consecuencia de ello “rebaja nuestra humanidad”. Así que, en beneficio para nuestra salud integral, haremos bien en evitarla.

Y si esto lo aplicamos al ámbito amateur, como es el caso de su primo hermano MASTER CHEF, pues mayor justificación para el rechazo y la crítica.


Así que, como digo en “Gastronomía para Aprender a Ser Feliz”…
Lo confieso, me gusta comer, me gusta mucho comer, pero disfruto, aún más, dando de comer. Será por mi vocación de maestro, de alimentador de mentes y corazones, de cocinero de platos de aprendizaje, que se ofrecen desde la generosidad de ayudar a los otros a crecer, a desarrollarse, a orientarse hacia el fin de su felicidad. Y desde esta misión personal he escrito este material con claro sentido formativo. Como el libro de cocina de Tita la protagonista de “Como agua para chocolate”. Un libro para hablar del corazón, las emociones y el camino hacia nuestra propia felicidad. ¡Que deseo más bonito! Un libro para mis descendientes que no se quema en el incendio.
Todo lo contrario a los Top y Máster Chef televisivos. Estos reality show expresan la antítesis de lo que trataremos en este manual, y que se resume en la imagen contradictoria del mediático chef Alberto Chicote con un corazón dibujado en su chaqueta naranja de cocinero y la frase eliminatoria “coge tus cuchillos y vete”.
Aquí no se expulsa a nadie. A este espacio bibliográfico de maridaje entre la psicología de la felicidad y la gastronomía está invitado/a quien quiera alimentar su corazón, quien tenga hambre de emociones y creatividad.

Aunque sea así, me reservo el derecho de seguir viendo algún trozo de algún que otro capítulo del programa (porque no creo que tenga estómago y corazón para soportar uno completo), en el interés de realizar el sano y divulgador ejercicio de criticar y proponer alternativas. Como dice un buen amigo: “la seguimos”.

miércoles, 8 de febrero de 2017

COCINA CON CORAZÓN

Un vídeo con curiosos ejemplos para hacer simbolismos psicogastronómicos. ¡Qué fácil es hacer corazones cocinando o cocinar con corazón! ¿Qué receta de cocina socioafectiva se les ocurre?

video

jueves, 5 de enero de 2017

LA SABIDURÍA DEL CO-RAZÓN CON LA PSICOCINA SOCIOAFECTIVA

Mi buen amigo José Mª Toro, y a la vez prologuista de la publicación originaria de este espacio virtual de intercambio, ha tenido la gentileza de compartir en su blog una referencia a la Psicocina Socioafectiva. Les incluyo aquí algunas de las bellas palabras con las que introducía el libro "Gastronomía para aprender a ser feliz", como un recordatorio de su amistad y sobre todo de su sabiduría
http://jmtoroa.blogspot.com.es/2017/01/la-psicologia-socioafectiva-y-la.html


"La Vida está llamada a ser un banquete donde haya abundancia pero sin excesos ni despilfarro y en el que las mesas sólo estén servidas de esos alimentos que nos permiten luego saborear nuestra existencia en toda su exquisitez y hermosura.

Este libro es un auténtico banquete, una fiesta, una invitación a hacer de la escuela y de la vida un espacio para la celebración y no la mera “cerebración”.

Abordar la educación desde una mirada o consideración gastronómica es mirarla no tanto como un espacio para la información o el conocimiento sino cómo un ámbito privilegiado para la sabiduría. No basta un mero “saber”. Hay que “saborear”.
El erudito sabe.
El sabio sabe a qué sabe lo que sabe.
Hay una escuela que instruye y otra que alimenta.
Hay una escuela de las actividades y otra que propicia vivencias y experiencias en contextos sociales de relación y atmósferas emocionales de vinculación.

Este libro que Antonio Rodríguez nos regala puede “quebrar el metabolismo” de una escuela anoréxica de emoción y bulímica de burocracia y activismo.
Él ha hilvanado en un solo pespunte la cocina y la pedagogía y ha trazado para nosotros un puente entre las manos, la boca, el estómago y nuestro corazón, un vínculo sano y saludable entre nuestro cuerpo y nuestra alma.
Nos toca ahora a nosotros, lectores y lectoras, atravesarlo y descubrir lo que nos aguarda en la otra orilla.

Buen provecho."

martes, 27 de diciembre de 2016

ME REAFIRMO EN LA PROPUESTA

El vídeo que les enlazo más abajo conecta muy bien con las palabras que utilizo para introducir la publicación de referencia de este blog:

"Ahí va la pregunta: ¿qué harías si te quedara sólo un día de vida? ¿A qué dedicarías esas últimas 24 horas de tu  existencia?
Por mi parte lo tengo claro: me levantaría bien temprano, al alba, mientras el resto de mi familia duerme. Me dirigiría al mercado central del municipio en el que resido (La Laguna, Tenerife, Islas Canarias), y transitaría entre los puestos de carnes, verduras, frutas, dulces; disfrutando con todos los colores, olores y sabores del género, y recopilando el conjunto de alimentos con el que preparar una suculenta comida para compartirla con los míos. La manducatoria comenzaría con un copioso desayuno, continuaría, tras un paseo por algún hermoso sendero de los tantos que posee nuestra isla, con un almuerzo y una dilatada sobremesa en la que estarían invitados todos aquellos/as que considero amigos/as, y empataríamos con una cena a la luz del reflejo, en nuestro trocito de océano Atlántico, de la luna que nos toque (si es llena mejor). Ya el resto del plan de actividades lo dejo dentro del ámbito de la intimidad del autor".

Y es que, en estas fechas de especial resonancia emocional, la propuesta de la PSICOCINA SOCIOAFECTIVA bien podría utilizarse como un recurso para actualizar nuestras prioridades vitales.

POR ESO INSISTO...

https://m.youtube.com/watch?v=D-3KLwLkXfA&feature=youtu.be

miércoles, 7 de diciembre de 2016

La PsiCocina Socioafectiva en EducAcción

Con este encabezado y su correspondiente etiqueta identificaremos ejemplificaciones de recetas de cocina socioafectiva, de modo que puedas tenerlas como referencia para su puesta en práctica. Si participas de esta manera de entender y aplicar educativamente la gastronomía al desarrollo emocional puedes compartir tus recetas socioafectivas en este espacio. Me las pueden enviar al siguiente correo y "gustosamente" (nunca mejor dicho) las incluiré en una entrada de este blog: gastronomiayfelicidad@gmail.com
Aquí va la primera. Está elaborada por dos maestras emocionales recién salidas del horno. En el enlace podrás seguir los pasos de su elaboración. Que les aproveche.